Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 26 de mayo de 2012

"Deudas..."



Los veo, ella tensa deseando que él se acerque que rompa la distancia. Piensa que necesita probar esos labios, que deje la espera. Espera e imagina qué pasa por su cabeza. Se pregunta si la desea, si la ve atractiva, ella lo necesita. Quiere saberse deseada. Espera.
Él mientras la observa y piensa qué esconde, por qué se abraza tanto las piernas, ¿son los nervios que hacen que no deje de tocarse el pelo? Se anima y le toca la mano, nunca estuvieron tan cerca, pero se alejan rápido. Caminan y ella no tolera más el rechazo, él se acerca  y la mira fijo, ella no entiende qué es eso. Caminan. El frio los abriga. Paran y fuman. Escusa. Callan. Ella piensa en otro, en el barrio, en su corazón. Él la observa fumar. Rompe el hielo, la toma y no le importa lo que los une. La desea. Ella a él también. Se besan y más besan. Se ahogan en besos y se olvidan. Están solos, nadie mira, todo vale. Todo espera. Todo se olvida. Nada, solo ellos y la noche.

Destellos


Todas las mañanas lo mismo. El despertador suena, lo apagan y se dan vuelta. La cama los abriga pero es hora de salir. Otro día rutinario los está esperando. Se bañan, se cambian y salen. No funciona el ascensor. Vuelan por las escaleras. Abren la puerta. San Telmo esta fría. Se dirige a la esquina de Estados Unidos y dobla a la izquierda. Se dirige a la esquina de Estados Unidos y dobla a la derecha. Caminan al café de siempre. Suena un celular, lo atiende. Busca la billetera y se distrae. Se chocan en la puerta del café y por primera vez se observan. Se sonríen. No hay vuelta atrás.
Ya no sería un día más, rutinario como siempre, no.