Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Alicia,
brújula y equilibrio.
Una tarde en un cine
rompiste el maleficio
y otro mundo es posible.

Alicia,
emprendamos el vuelo.
No habrá quien nos detenga,
señora de mis cielos,
boca de hierbabuena.

Si un día amanece sin mí,
Alicia es capaz de exigir
que los astros se detengan,
que reparen en mi ausencia,
que regresen por mí.

Alicia,
si hoy estás cansada
se detendrán mañana
los relojes, las calles,
las marchas militares.

Alicia,
dueña de mis suspiros,
resuelve el acertijo
que supone estar lejos
de tu luz y estar cuerdo.

A veces no puedo dormir, Alicia,
y sé que te vas a reír
pero ando loco buscando la melodía
que te congele en mi abrazo,
que te retenga a mi lado.

Alicia...
Alicia...

Ismael Serrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario